Series de televisión / HBO / A Kareem Abdul-Jabbar no le gusta la serie de Los Lakers de HBO Max
HBO

A Kareem Abdul-Jabbar no le gusta la serie de Los Lakers de HBO Max

Max ha estrenado una serie de Los Lakers basada en una época compleja de la NBA y las personalidades mencionadas están protestando.

Tiempo de victoria: La dinastía de Los Lakers es muy recomendable si te gusta saber cómo se hacían los negocios en los años 80 y cómo funcionaban los equipos de la NBA de aquella época. Ya que lo que muestra esta serie de Los Lakers es muy diferente a la imagen súper profesionalizada que tenemos ahora.

Ahora Kareem Abdul-Jabbar, la mítica estrella del baloncesto y que es parte importante de la trama, ha revelado su opinión sobre el programa. Él cree que caricaturizan demasiado a los jugadores y directivos:

«Los personajes son representaciones toscas de figuras de palo que se parecen a personas reales de la misma manera que LEGO Hans Solo se parece a Harrison Ford. Cada personaje se reduce a un solo rasgo audaz. Como si los escritores temieran que algo más complejo pusiera a prueba la comprensión de los espectadores».

«Jerry Buss es un emprendedor ególatra, Jerry West es un entrenador loco, Magic Johnson es un simplón sexual y yo soy un gilipollas pomposo. Son caricaturas, no personajes. Retratos de parques de atracciones que enfatizan una característica física para amplificar su apariencia, pero nunca tocando la esencia. El resultado de utilizar caricaturas en lugar de personajes completamente desarrollados es que la trama se convierte en un melodrama frenético, momentos sensacionalistas inventados para excitar los sentidos pero que no revelan nada más profundo. Es como si ensartara un montón de luces intermitentes de colores y nos dijera: Este es el espíritu de la Navidad».

¿De qué trata?

La serie de Los Lakers de HBO Max arranca cuando Jerry Buss (John C. Reilly) compra el equipo en un momento en el que la competición no pasaba por su mejor momento. Pero gracias al fichaje de Magic Johnson (Quincy Isaiah) y combinar las piezas necesarias, más un cambio de juego más rápido, provocó que la NBA se convirtiera en un éxito a nivel mundial y que comenzara la fiebre amarilla y púrpura.

Te recomendamos