Inicio Cine 6 impactantes trapos sucios que deberías saber de Marvel Studios

6 impactantes trapos sucios que deberías saber de Marvel Studios

Compartir

Peleas, discusiones, chantajes, tratos, amenazas y mucho de dinero… La mafia, pero en el cine. Esta es la verdad oculta detrás de Marvel Studios

En apenas ocho años, Marvel Studios se ha convertido en uno de los mayores gigantes de Hollywood. Sin embargo, su ascenso al trono del cine de superhéroes no ha sido un camino de rosas. La industria del cine es peligrosa y tiene muchas ramificaciones. Y da mucho que hablar. Sólo hay que mirar al pasado más reciente para encontrarse una conflictiva y sorprendente escena. Esa no es otra que la seperación entre Marvel Studios (Kevin Feige) y Marvel Entertainment (Isaac Perlmutter). Una lucha de poder que ha acabado con Marvel Studios en los brazos de Disney Pictures.

Marvel Studios trapos sucios

Sin embargo, para llegar a ese punto Marvel Studios ha hecho otras muchas cosas. Hablamos de locuras, de ofertas empresariales, de curiosas gestiones, de peleas… Ahora, gracias a Comic Book Movie, recopilamos seis de esas historias. Escenas impactantes del mundo empresarial de Hollywood relacionadas con Marvel Studios. Todas ellas dignas de mención y que deberían estudiarse en el futuro. Al menos, como Historia del Cine.

6- Robert Downey Jr. estuvo a punto de ser despedido

Iron Man Robert Downey Jr Marvel Studios

Cuando Marvel Studios hizo oficial la adaptación de Civil War en Capitán América 3, tuvo que renegociar el contrato de Robert Downey Jr. (Iron Man). En un principio, sólo iba a aparecer como un rol muy secundario en la cinta. Por lo tanto, iban a ser apenas tres semanas de trabajo. Pero Disney Pictures insistió en mantenerlo más tiempo en pantalla. Esta nueva perspectiva presupuestaria indignó al CEO de Marvel Entertainment, Ike Perlmutter, que ordenó a los guionistas dejar fuera del guion al personaje de Downey Jr. Fue entonces cuando Kevin Feige tuvo que ponerse el mono de trabajo. Dio la idea de un panorama más amplio en Civil War y, cuando todo parecía romperse entre el estudio y el actor, llegó a un acuerdo que dejó satisfechas a ambas partes. Finalmente, Robert Downey Jr. ganó alrededor de 40 millones de dólares por su trabajo.

5- La racanería de Marvel

Kevin Feige Marvel Studios problemas

A pesar del éxito desmesurado de Marvel en la gran pantalla, nada cambió en La Casa de las Ideas. El cuidado con los presupuestos siguió siendo excesivo por parte de Ike Perlmutter. Se ha dicho mucho acerca de lo “tacaño” que es el CEO de Marvel Entertainment. Incluso se negó a cambiar los desgastados muebles de la empresa cuando Marvel se mudó a la parcela de Disney Pictures en Burbank. Este hecho también es un gran argumento en la toma de decisiones de un hombre inteligente en el mundo de los negocios. No hay que olvidar el “poco dinero” que ha pagado el estudio a los actores en sus primeras apariciones en el MCU. Incluso Robert Downey Jr. llegó a hacer campaña para que sus colegas obtuvieran aumentos salariales.

4- Avi Arad: enemigo público número 1

Avi Arad Marvel Studios

Aunque el productor Avi Arad fue uno de los máximos responsables de abrir la puerta al género de superhéroes, también fue el culpable de obligar a Sam Raimi a hacer Spider-Man 3 y de promover las películas de The Amazing Spider-Man. Curiosamente, Kevin Feige y Avi Arad no se llevan nada bien. Las discusiones empresariales entre ellos acabaron con Arad fuera de Marvel Studios en 2006, siendo Feige el responsable directo de las adaptaciones. La tensión entre ambos explica los motivos que llevaron a Avi Arad a declarar en 2014 en contra de que Spider-Man se uniera a los Vengadores.

3- El conflicto por War Machine

Terrence Howard Marvel Studios

Siguiendo la línea de Ike Perlmutter, el CEO de Marvel Entertainment protagonizó un conflicto interno relacionado con War Machine. En particular, con el actor Terrence Howard. Y es que, tras pagarle 5 millones de dólares por Iron Man, Perlmutter puso al actor entre la espada y la pared. O estaba dispuesto a rebajarse el sueldo, o sería reemplazado por otro artista. Esto fue lo que sucedió, aunque en su día los rumores apuntaron a un posible caso de racismo. Y es que Ike Perlmutter pudo haber dicho a sus compañeros de trabajo que “nadie notaría el cambio porque ambos actores son negros”. Acusaciones que Marvel desmintió rotundamente.

2- Al borde la bancarrota

Marvel Comics peliculas

A finales de 1996, Marvel Comics estaba al borde de la bancarrota. La crisis creativa de sus publicaciones, la caída de sus ventas y una serie de malas decisiones empresariales llevaron a La Casa de las Ideas a esa situación. Las acciones, que en 1993 valían 35,75 dólares, estaban a 2,375. Por esa razón, Marvel se vio en la obligación de vender todos los derechos cinematográficos de personajes como Spider-Man y X-Men. Mientras tanto, los inversores multimillonarios pelearon por controlar la empresa. Fue un tal Ike Perlmutter el que acabaría logrando el CEO en 2005, después de conducir a Marvel todo ese tiempo y protegiendo a la empresa de la quiebra absoluta.

1- La indiferencia con Daredevil y el fallido trato con Fox

Daredevil Marvel Studios

Aunque la serie de Daredevil (Netflix) ha sido todo un éxito, este personaje nunca ha sido una prioridad para Kevin Feige. Por esa razón lo mandó a Marvel Television tras recuperar los derechos, aunque Joss Whedon peleó por darle una película en solitario al Hombre sin Miedo. Pero ni por esas. Kevin Feige incluso reconoció no haber visto la serie de televisión entera. Curiosamente, cuando Fox pretendió hacer un reboot de Daredevil con Joe Carnahan (The Grey) para no perder los derechos, Feige les ofreció un trato. Permitirían al estudio darles un tiempo extra para reiniciar las producciones de los años 70, a cambio a de los derechos de los Cuatro Fantásticos, Galactus y Silver Surfer. Pero Fox se negó en rotundo.


Compartir
David Lorao

Graduado en Periodismo. Concibo el cine como la fábrica de sueños que forjó George Méliès y vivo a medio camino entre el Asilo de Arkham y la Cocina del Infierno. Devorador de cómics y adicto a la literatura y las series de televisión. Admiro por encima de todo la obra de Alan Moore, Frank Miller y Neil Gaiman, aunque no le daría la espalda a nada que haya salido de los lápices creativos de Ibáñez. Generación ‘Goonie’ y pasión por la escritura. “Nunca abandones tus principios, ni siquiera en presencia del apocalipsis”. También puedes leerme en twitter como @goonielor.