Inicio Noticias 5 cómics para adentrarse en el universo Daredevil

5 cómics para adentrarse en el universo Daredevil

1871
Compartir

Tras el predominio cinematográfico de los Batman de Christopher Nolan, las aventuras de los X-Men, Los Vengadores, El Capitán América, el Hombre Acero… algunos personajes de cómic quedaron relegados después de sus fracasos en la gran pantalla. Un claro ejemplo es el Hombre sin Miedo: Daredevil y la infame versión cinematográfica protagonizada por Ben Affleck del año 2003 dirigida por Mark Steven Johnson. El film cayó en el ostracismo popular. Sin embargo, Daredevil volvería para brillar con fuerza más de diez años después en formato de serie creada por Drew Goddard y protagonizada por Charlie Cox. De una gran intensidad, con un enorme y creíble guión y con una trama frenética y empática con el mundo creado, la serie de Netflix situó al personaje al sitio que se merece, como uno de los más grandes superhéroes de Marvel, como uno de los más oscuros y complejos, como uno de los más duales e imponentes.

No obstante, para comprender al personaje y adentrarse en su extraña personalidad, Cinemascomics.com repasa cinco de sus cómics más celebres de épocas distintas. Cómics que configuraron a aquél hombre ciego que se rebeló a su condición para luchar con la legalidad de día con el disfraz de Matt Murdock y para luchar con su propia legalidad de noche con el disfraz de Daredevil.

  1. Portada Nº 1 de Daredevil (Stan Lee y Bill Everett con la colaboración de Jack Kirby)
    Portada Nº 1 de Daredevil (Stan Lee y Bill Everett con la colaboración de Jack Kirby)

    El primer Daredevil de Stan Lee y Bill Everett

Este 2015 se cumplen 51 años del nacimiento de Daredevil. Sus creadores fueron (como no) Stan Lee y Bill Everett, con la colaboración de Jack Kirby. La primera aparición del cómic, Daredevil #1, fue en 1964. A modo de curiosidad en España se publicó con el nombre de Dan Defensor para encontrarle una explicación “razonable” a las dos D que el personaje lucía en el pecho. En alguno países de habla hispana se llamó Diabólico.

Stan Lee puso la base del inicio del mito, de la leyenda, de aquel niño que tras intentar salvar a un hombre mayor de ser atropellado, un camión derramó su carga radioactiva y dejó ciego al pequeño Matt. Una desgracia que acrecentó a la vez a la máxima potencia el resto de sus sentidos. Primer golpe en la vida de Matt. El niño era hijo del boxeador Jack ‘Batallador’ Murdock que no quería que su pequeño siguiera sus pasos. En una ocasión y metido en asuntos de gánsteres, el boxeador decidió valientemente y contra pronóstico no dejarse vencer en una pelea a pesar de las amenazas recibidas. Tuvo que pagar el precio más alto, dejar a su hijo huérfano. Segundo golpe en la vida de Matt. Enfurecido por la justicia, a pesar de ser abogado, decidió tomarse la libertad por su propia mano. Había nacido Daredevil.

  1. ‘Ruleta’ de Frank Miller

Las vidas de Matt Murdock / Daredevil y de Frank Miller son indisociables. No se puede pensar en el primero sin el segundo y viceversa. Miller, un joven, de apenas 21 años, muy apasionado, se hizo cargo a inicios de los 80 de una serie que se encontraba en horas bajas, la de Daredevil. Tras un incursión en Marvel en un cómic de Spiderman con la aparición de Daredevil, Miller preguntó a Jim Shooter, por aquel entonces director editorial de Marvel, si podía encargarse de la serie regular del Hombre sin Miedo. Contra todo pronóstico, Miller elevó el personaje a lo más alto introduciendo en las historias de Daredevil, que rebosaban oscuridad, a la asesina Elektra, al enemigo de Spiderman Kingpin (Robert Fisk) y al villano Bullseye.

Unas de las historietas más destacadas de esa etapa es ‘Ruleta’. En este imprescindible cómic, Daredevil juega con su gran enemigo Bullseye, que se encuentra paralítico, a la ruleta, pero no a cartas ni a nada parecido, sino a una ruleta con una pistola y una bala. Primero apunta la cabeza de su enemigo y después la suya. Su odio arranca por el asesinato de Elektra por parte de Bullseye y de la historia que le cuenta mientras está tumbado en la cama. Miller bucea, a partir del drama vivido por un niño seguidor de Daredevil, en la personalidad del personaje, busca y reproduce su parte más interior, más honda y plantea en voz alta algunas de las cuestiones más intrínsecas que coexisten en su ser: “¿Combato la violencia… o la propago?“.

Daredevil. Ruleta de Frank Miller

  1. ‘Born Again’ de Frank Miller y Mazzucchelli

Miller abandonó la colección de Daredevil en 1983 que dejó completamente revitalizada y en lo más alto del pedestal. Sin embargo, tres años después volvería a la serie con una saga aún superior con el título ‘Born again’ junto a David Mazzucchelli (con quien posteriormente formaría tándem en ‘Batman: Año uno’). Y por si no fuera poco, publicó a la par otra de sus obras insignias, sino las más importante: ‘Batman: El regreso del Caballero Oscuro’. 

‘Born again’ empieza de la forma más contundente posible. Karen Page vende la auténtica identidad de Daredevil por una dosis de droga a un camello mexicano. Una información que llega a las manos de Kingpin. De hecho, el señor del crimen diseñará un plan para hacer enloquecer a Murdock, hacerle perder la cordura para que así salga de su madriguera y se descubra como Daredevil. Su objetivo es acabar con él, destruirle como ser humano. Miller consigue llevar a Murdock hasta el mayor de sus límites, hasta su propia perdición quedándose aparentemente solo sin nada, hasta volverle casi loco. Curiosamente, en esta ocasión, el reto se centra en cómo sobrevive el abogado más que el superhéroe. Para volver a ponerse el disfraz rojo, primero tendrá que merecerlo. Miller da una nueva vuelta de tuerca y deja patente porque es uno de los guionistas cómics más importantes de todos los tiempos.

Born Again

  1. ‘María Tifoide’ de Ann Nocenti y John Romita Jr.

Cuando parecía imposible iniciar una saga decente del Hombre sin Miedo tras el paso de Miller, llegó el tándem formado por la guionista Ann Nocenti y el reconocido dibujante John Romita Jr. El gran éxito de la historia, que empezó a publicarse en 1988, fue la creación de la terrible asesina María Tifoide, un personaje bipolar divido en dos antagónicas personalidades: la frágil, dulce y cariñosa Mary y  la despiadada María Tifoide. Gran parte del éxito de la saga fue la creación de la compleja Tifoide, al más puro estilo de Elektra. Como cuenta Julián M. Clemente en la introducción del cómic publicado por Panini Comics, “Nocenti quería romper con todos los tópicos del cómic alrededor de las mujeres. La guionista estimaba que la mayoría de sus colegas varones construían a los personajes femeninos a través de imágenes simplistas y categóricas: la mujer ardiente, la virginal, la buena madre…

Ann Nocenti retomó la historia de Murdock en el punto en el que lo dejó Miller. En este caso quiso golpear al superhéroe, a través de Kingpin y de Tifoide, en su propio corazón, haciéndole tambalear su relación amorosa y cuando no lo consigue intenta golpearle en lo más físico, dejarlo casi sin vida. Nocenti demuestra que no sólo Miller es capaz de llevar al personaje hacia lo más extremo.

Daredevil María Tifoide

  1. ‘Daredevil: La sonrisa del diablo’ de Mark Waid, Paolo Rivera y Marcos Martín

Daredevil se había convertido en Marvel lo que es Batman para DC, un personaje con una gran oscuridad, con un gran drama de fondo y con momentos de lo más cuerdo para llegar a otros en los que se presentaba como alguien despiadado. Mark Waid quiso romper esa imagen cuando se encargó de la serie del Hombre sin Miedo, que comenzó a publicarse en setiembre del 2011 en Estados Unidos. En sus inicios tampoco era Daredevil un ser tan atormentado y Waid quiso agarrarse a esa idea, presentando en ‘La sonrisa del diablo’ un personaje con sentido del humor y mucho más relajado. “Waid tiene como misión encarrilar de nuevo al Diablo Guardián, sacarlo del pesimismo endémico, enseñar a los lectores la vertiente original del personaje, esa que se perdió hace tiempo pero que sigue estando ahí“, escribió Clemente.

En este caso, el cómic goza de una gran frescura y se centra sobre todo en la parte más detectivesca del superhéroe, y en muchas escenas de acción, de thriller y también de ciencia ficción. Hay una clara renovación en Daredevil, ya entrado de pleno en el siglo XXI.

daredevil-la-sonrisa-del-diablo

Compartir
Pere Francesch Rom
Pere Francesch Rom. Nació en 1981. Viene de la comarca conocida como Baix Camp en Tarragona y es licenciado en Periodismo. Ha pasado por diferentes medios de comunicación como ‘El Correo’ (Bilbao), ‘Diario de Noticias’ de Álava y el ‘Diari’ de Tarragona. Actualmente trabaja en la sección de cultura de la Agència Catalana de Notícies (ACN). Colabora, además, en la revista ‘on line’ Muzikalia y en la de cine pantalla.cat. Creció muy enganchado a ‘Bola de Drac’ (‘Dragon Ball’), ‘Las Tortugas Ninja’, Astérix y a los cómics de Spiderman y Batman. Soñó con que algún día podría pilotar a Mazinger Z acompañado por unos locos Gremlins y luchando con los Cazafantasmas. Contrario a los prejuicios que aún hay sobre las novelas gráficas, tres cómics le marcarían profundamente: ‘Superman Hijo Rojo’, ‘V de Vendetta’ y ‘Watchmen’. En cine, a grandes rasgos, ‘El Padrino’, toda la filmografía de Tarantino y Hitchcock, ‘El Señor de los Anillos’, todo aquello con aroma a Festival de Sitges o las historias de cómics y superhéroes llevadas al cine destacando sobre todo ‘300’, el Batman de Nolan o ‘Capitán América: Soldado de Invierno’. Es adicto a las series, sus preferidas: ‘Lost’, ‘Los Soprano’, ‘Breaking Bad’, ‘Juego de tronos’, ‘True Detective’ o ‘American Horror Story’. Amante de estas dos artes, cine y cómic, porque ambas tienen esa capacidad de llevarte a aquel lugar imaginativo y soñador del que difícilmente se puede volver.