Inicio Cine 4 errores de guion en ‘Blade Runner 2049’ que son imperdonables

4 errores de guion en ‘Blade Runner 2049’ que son imperdonables

Compartir

¿Es tan perfecta como dicen ‘Blade Runner 2049’? No, no lo es. Analizamos los 4 errores de guion imperdonables del film de Villeneuve.

Vamos a analizar ‘Blade Runner 2049‘. Pero lo vamos a hacer desde la opinión subjetiva de la persona que escribe este artículo. No estamos diciendo que la película de Denis Villeneuve (‘La llegada’) sea una mala cinta. De ninguna de las maneras. ‘Blade Runner 2049‘ es una película perfecta a nivel audiovisual. Tiene una BSO elaborada por Hans ZimmerBenjamin Wallfisch impecable. Y un trabajo de dirección de fotografía enorme por parte de Roger Deakins. Así como una dirección virtuosa. Pero es en el guion de Hampton Fancher y Michael Green, redactado a través de la historia de Fancher y los personajes de Philip K. Dick, donde encontramos más problemas.

La historia que se plantea en ‘Blade Runner 2049‘ a lo largo de 163 minutos se acaba quedando tremendamente corta. Una de las sensaciones que uno tiene al salir del cine es de frialdad. Frialdad por haber visto una película a la que le sobraba bastante metraje, con un ritmo irregular. Pero también con una sensación paradójicamente irracional de que, en última instancia, ¡le faltaba metraje! Por ese motivo vamos a contaros los 4 errores de guion imperdonables que ‘Blade Runner 2049’ contiene. Evidentemente, habrá SPOILERS de la película en este artículo de opinión. Dejamos el cartelito pertinente para la ocasión:

SPOILER ALERT!

Llegados a este punto. ¡Comenzamos nuestro análisis!

1- El futuro de Wallace Corporation.

Cuándo terminas la película, ¿sabes realmente cuál es el futuro de Wallace Corporation? ¿Qué va a suceder ahora con la empresa de Niander Wallace (Jared Leto)? ¿Lo sabemos? No. No lo sabemos. La conclusión de ‘Blade Runner 2049‘ no cierra el hilo argumental de la toma de decisiones que Niander Wallace ha realizado a lo largo de la película. Por no hablar del cortometraje ‘2036: Nexus Dawn‘. En ese cortometraje vemos como Niander Wallace presenta su idea de crear unos Nexus que puedan desarrollar sentimientos, pero que no haya problemas a la hora de que estos replicantes puedan -al mismo tiempo- desarrollar una concepción de rebelión contra la especie humana. Al probarlo públicamente, Wallace Corporation recibe el visto bueno para desarrollar nuevos replicantes después de la catástrofe vivida en 2022 y explicada en el cortometraje ‘Black Out‘ de Shinichiro Watanabe.

Blade Runner 2049 (2017)

En ‘Blade Runner 2049‘, por otro lado, se nos desarrolla la necesidad de que Wallace Corporation produzca replicantes en masa. A mucha más velocidad de la que actualmente la empresa de Niander Wallace está produciendo. Dejando de lado los aspectos religiosos-creadores del personaje de Jared Leto, Wallace revela que la Tierra está enferma. Su propósito es que las colonias más allá de las estrellas empiecen a dar sus frutos. Para eso necesitan mano de obra barata; es decir, replicantes. Por eso necesita dar con la clave del último truco de Eldon Tyrell y de Tyrell Corporation: crear un Nexus que sea capaz de reproducirse como los seres humanos. Que tenga hijos. Si consigue descifrar dicho enigma genético y robótico podrá producir en masa. Además de satisfacer sus expectativas personales como creador.

Blade Runner 2049 (2017)

No obstante, ¿qué pasa al final de ‘Blade Runner 2049‘ con todo esto? Nada. No pasa absolutamente nada. El plan de Niander Wallace se va a pique por la aparición del agente K (Ryan Gosling) y el olvidado Rick Deckard (Harrison Ford). Pero no sabemos qué repercusiones políticas, económicas y empresariales tiene la resolución del conflicto. Ni tampoco cuáles son los siguientes pasos que dará -si es que puede- Niander Wallace para reactivar su plan original. O si Wallace Corporation tendrá futuro después de lo vivido.

2- La rebelión de los Nexus 8.

Blade Runner 2049 (2017)

Esta rebelión de los Nexus 8 presentada al final de la película de Denis Villeneuve solamente sirve a los guionistas para excusar el hecho de que no es el agente K el descendiente directo de Rick Deckard y Rachael. Pero, ¿para qué más sirve? ¿Qué aporta a la trama esta presentación? Se nos plantea un tema secundario de rebelión que abre la puerta a un conflicto generacional sin precedentes que incluso ponga encima de la mesa el debate sobre los derechos que deberían o no deberían tener los replicantes en un mundo humano. Pero no. No sirve para nada más que para girar el guion.

3- La reacción de la hija de Rick Deckard.

¿Nadie se dio cuenta? Antes de saber que la Dra. Ana Stelline (Carla Juri) es la verdadera hija de Rick Deckard y Rachael, el agente K le hace una visita a esta empresa subcontratada por Wallace Corporation. Dicha empresa se encarga de crear los recuerdos para estos Nexus 8, una línea creada por Niander Wallace para parecerse cada vez más a los humanos. A pesar de estar completamente controlados. Pero, ¿por qué reacciona así la hija de Rick Deckard, Ana Stelline, cuando se encuentra al agente K y analiza sus recuerdos? ¡Si son los mismos! ¿Acaso cree que es ella una replicante? Probablemente no, porque sus recuerdos no los puede modular. Pero los del agente K sí. Ella los observa y ve sus mismos recuerdos. Y ni siquiera se lo dice. Solo puede echarse a llorar. ¿Qué explicación tiene esto? Y, ¿qué repercusión? ¿Por qué al final de la película no tenemos una resolución de dicho apartado?

4- El final de la relación amorosa del agente K y Joy.

Si ‘Blade Runner 2049‘ tiene una historia que deba ser destacada esa es la relación amorosa entre el agente K y la inteligencia artificial llamada Joy (Ana de Armas). El personaje de la actriz cubana crea una subtrama en el film más cerca de ‘Her‘ (2013) que de la saga de Ridley Scott. Y Denis Villeneuve acierta de pleno con el tratamiento de este arco argumental. Hay dos grandes momentos en la película. Dos secuencias inolvidables que quedan para la historia del séptimo arte. La primera es la escena de sexo con la prostituta, montada por Joe Walker con una precisión de cirujano. Y la segunda es la escena en la que el anuncio de Joy aparece frente al agente K después de la muerte de la inteligencia artificial que posee el replicante de Ryan Gosling.

Blade Runner 2049 (2017)

Durante un intervalo de ‘Blade Runner 2049‘, Denis Villeneuve nos conduce por una trama que plantea muchísimas cuestiones existenciales sobre la vida, los sentimientos y, especialmente, el amor. El motor que mueve a los seres humamos. Pero en el momento en el que la película llega a donde la franquicia de Ridley Scott obligó a Villeneuve a llegar (hay que recordar que Villeneuve no quería hacer una secuela de ‘Blade Runner‘ ni usar a Harrison Ford) es cuando todo este trabajo de guion se volatiliza. Y no llega a ninguna parte. Un pisotón de la villana Sylvia Hoeks y fuera. Otro problema menos para los guionistas.


Compartir
David Lorao

Graduado en Periodismo. Concibo el cine como la fábrica de sueños que forjó George Méliès y vivo a medio camino entre el Asilo de Arkham y la Cocina del Infierno. Devorador de cómics y adicto a la literatura y las series de televisión. Admiro por encima de todo la obra de Alan Moore, Frank Miller y Neil Gaiman, aunque no le daría la espalda a nada que haya salido de los lápices creativos de Ibáñez. Generación ‘Goonie’ y pasión por la escritura. “Nunca abandones tus principios, ni siquiera en presencia del apocalipsis”. También puedes leerme en twitter como @goonielor.