Noticias / Cine / Cine de culto / 25 años del estreno de 12 Monos
Cine de culto

25 años del estreno de 12 Monos

doce monos

12 Monos, película dirigida en 1996 por Terry Gilliam y protagonizada por Bruce Willis y Brad Pitt cumple 25 años. Una cinta de culto de obligado visionado para los amantes de la ciencia ficción

Estupenda película de ciencia ficción, 12 monos está dirigida por el ex-Monty Phyton, Terry Gilliam. Un  director de esos que podemos llamar raros, pero cuyo su cine, desde luego, no deja a nadie indiferente, ya desde sus inicios, dirigiendo magníficas películas de humor para lucimiento de los Monty Python, hasta que se puso a dirigir en solitario y dio rienda suelta a toda su imaginación, ensoñaciones y amor por la ciencia ficción.

12 Monos es la primera en la que en su etapa ya sin los Monty Python, no escribió el guion. Un guion que se empeñó mucho en dirigir y que tras el éxito comercial de su última película (El rey pescador, 1991), le permitió tener el control total sobre la filmación y el montaje, a pesar de ser una película de estudio. Y esto es algo que hay que reconocer a este director. Nunca se ha vendido, y ha hecho las películas que el ha querido hacer, y por supuesto, con su particular visión. Algo desde luego para alabar, y para cuestionarnos por qué no tenemos más películas dirigidas por él y tengamos que esperar tanto entre una y otra.

El film es la adaptación del corto francés La Jetée, una joya del cine francés del año 1962, que tras pasar por la manos del productor Robert Kosberg, fue a recaer a los estudios Universal Pictures, los cuales ponen a los hermanos Peoples (David fue el guionista de Blade Runner), a trabajar. Tras el pasado cinematográfico de Terry, con películas de viajes en el tiempo, con mundos paralelos entre la locura, la imaginación y la realidad, el guion llega a sus manos. Y en lugar de poner de protagonistas en 12 monos a los que el estudio había escogido, Nick Nolte y Jeff Bridges, Terry lleva a la película a Bruce Willis, y a un todavía poco conocido Brad Pitt.

Willis en 12 monos es James Cole, un presidiario en un futuro cercano donde la Humanidad ha llegado casi a su extinción por culpa de un virus liberado intencionadamente, y donde la poca población que queda debe vivir bajo tierra, por lo que la naturaleza, la salvaje naturaleza, ha vuelto a adueñarse del mundo. Y es ahí donde entran en juego los “voluntarios”, que son presidiarios, destinados a peligrosas misiones al mundo exterior, e incluso a viajes en el tiempo para lograr una cura para el fatídico virus. Cole (Willis), es uno de esos elegidos, trasladado en un primer viaje hasta 1990, unos seis años antes de que todo empezara, es decir de que el mundo empezara a acabarse para la raza humana. Lo único que le han dicho a Cole es que tiene que localizar a el Ejército de los Doce Monos, un grupo que al parecer fue el responsable de extender el virus, para poder localizar el virus en su estado puro y desarrollar una cura.

Bruce Willis Twelve Monkeys

En 1990, Cole es tomado por loco y encerrado en un manicomio, donde la psiquiatra Kathryn Railly (Madeleine Stowe), lo conoce y, a pesar de no creerle ni una palabra, quiere ayudarle. En su internamiento conoce a Jeffrey Goines (Brad Pitt), un loco, descendiente de un famoso científico creador de virus y bacterias, y que tras unas cuantas conversaciones de locura, se queda con la idea de asolar el mundo por medio de una bacteria. Cole intenta escapar con la ayuda de Goines (Pitt), y en su fracaso, es devuelto a su presente, donde tras comunicar el fracaso de la misión al haberse equivocado de año, le enseñan fotos del Ejército de los Doce Monos donde aparece Goines como su claro cabecilla. Cole empieza a creer que puede ser el culpable de la extinción de la Humanidad, en lugar de su salvador al haberle dado la idea a Goines. De nuevo es mandado a 1996, esta vez con éxito, pero con la cabeza hecha un lío, sin saber si lo que está pasando es real o un producto de su mente.

El trabajos de los actores protagonistas, junto con la ambientación de Doce Monos, son los puntos fuertes de este film, donde para algunos espectadores puede resultar algo caótico seguir el hilo del argumento. Aunque bajo mi punto de vista, esto último también juega a favor de la película.

Con todo esto, la película supuso un éxito comercial, gracias también a lo ajustado del presupuesto de Terry Gilliam, que con apenas 30 millones de dólares, contó con dos estrellas en su cast, y fue capaz de hacer una película de ciencia ficción con viajes en el tiempo, algo impensable hoy en día, a no ser que nos recluyamos en el cine de autor.

12 monkeys rodaje

Como he dicho, el trabajo de los actores, es de sobresaliente. Bruce Willis logró una de sus mejores interpretaciones, encarnando a James Cole, a medias entre la locura y el más real pragmatismo. Gracias a este trabajo, Brad Pitt consiguió su primera nominación a los Oscars. Un trabajo que le llevo a prepararse a conciencia, pasando varias semanas en un psiquiátrico acompañando y estudiando a los enfermos allí internados. Sin duda, su trabajo es muy convincente, al igual que cuando ha hecho algo parecido en películas posteriores (Snatch, cerdos y diamantes, Quemar después de leer). Y Madeleine Stowe también está perfecta en su papel, y no solo por su miope belleza, sino por lo bien que hace muy de víctima.

En definitiva, una joya que merece rescatar de vez en cuando, a pesar de que tienes que tardar algo de tiempo en verla, pues sus continuas sorpresas quedan desveladas a lo largo del film y pierde fuerza en sus posteriores visionados.

Una película convertida en obra de culto, que a mí me encanta, aunque reconozco que puede resultar algo tediosa y caótica para ciertos espectadores.