Inicio Cómics “11-M” La novela gráfica

“11-M” La novela gráfica

1022
Portada 11-M
Portada de la novela gráfica del 11-M

Hoy cuando se cumplen 10 años del brutal atentado terrorista de los radicales islamistas que sacudió la capital española, sesgando la vida de 191 personas y dejando miles de heridos. Tanto en Madrid como en España y en todo el mundo, las secuelas de aquel acto terrorista todavía se dejan sentir, en especial para los amigos y familiares de las víctimas y para los heridos.

Tras largas y fructíferas investigaciones tanto por parte de la policía como del poder judicial, durante varios meses de 2007 tuvo lugar el juicio contra los encausados por el criminal acto terrorista Las conclusiones de todas las investigaciones y las comparecencias del juicio fueron expuestas el 31 de octubre de 2007 en la lectura pública resumida de una sentencia de más de 700 folios.

Es en la totalidad de esta sentencia que los autores de la novela gráfica 11-M han basado el contenido de este libro publicado por Panini Comics.

Escrita y dibujada a lo largo de más de un año, la novela gráfica 11-M recoge una parte de la sentencia, concretamente la que establece los hechos desde la preparación del atentado hasta la detención de los encausados y su posterior juicio. Ordenando en estricto orden cronológico los hechos establecidos en la sentencia, los autores los exponen detalladamente, introduciendo la presencia de algunos personajes ficticios para desarrollar una estructura dramatizada que, amén de resultar más esclarecedora, permite exponer los sentimientos de aquellos a los que el atentado del 11-M cambió la vida.

Guionistas y dibujante se han documentado a todos los niveles para dotar a esta novela gráfica de un valor testimonial y documental, que va desde la atenta lectura de la sentencia a la visión de varios documentales, pasando por la lectura de diversos libros y entrevistas a algunas de las personas que vivieron muy de cerca, por motivos personales o profesionales, toda aquella pesadilla. Las viñetas reproducen los hechos narrados en la sentencia basándose siempre en la documentación más fidedigna.

La presencia de personajes ficticios, como un periodista de un medio digital, un policía o el familiar de una de las víctimas, ayuda a sistematizar toda la información y a introducir un elemento dramatizado para una mejor comprensión de la obra.

La novela gráfica empieza a las puertas de la Audiencia Nacional, el día de la lectura de la sentencia, y termina en el mismo lugar, una vez finalizada la lectura. En 104 páginas, los autores relatan todos los hechos, introduciendo una serie de flash-backs que permiten incluir toda clase de detalles argumentales que sirven de soporte al desarrollo real y cronológico de los hechos.

Los guionistas

Antoni Guiral (Barcelona, 1959) ha ejercido de periodista especializado en diversos diarios y revistas (El País, El Periódico de Catalunya, Slumberland, U o ABCD). También ha sido director técnico del Saló Internacional del Còmic de Barcelona (1994) y, como guionista, ha escrito series para varios dibujantes (Fernando Rubio, Adolfo Usero, Jesús Redondo, Pedro Espinosa o Jaime Martín), publicando en revistas nacionales y extranjeras. Su labor como divulgador de la historieta le ha llevado a impartir conferencias por toda España, así como a coordinar cursos sobre cómics para bibliotecarios y pedagogos, y algunos cursos de verano para la Universitat de Barcelona. En solitario o en colaboración con Pepe Gálvez, ha comisariado diversas exposiciones sobre autores de historietas (Carlos Giménez, Max, Jordi Bernet, Miguelanxo Prado o Oriol Garcia). Es autor de libros de estudio, divulgación o teoría de la historieta como Cuando los cómics se llamaban tebeos: La Escuela Bruguera 1945-1963 (Ediciones El Jueves, 2005), Los tebeos de nuestra infancia: La Escuela Bruguera 1964-1986 (Ediciones El Jueves, 2007) o El mundo de Escobar –escrito con Joan Manuel Soldevilla– (Ediciones B, 2008). En 2007 ganó un premio del Saló Internacional de Còmic de Barcelona por su labor como divulgador y, actualmente, es el director y principal escritor de la enciclopedia Del tebeo al manga: Una historia de los cómics, publicada per Panini Comics, así como asesor y prologuista de la colección Clásicos del humor, editada por RBA.

El dibujante:

Joan Mundet (Castellar del Vallès, Barcelona, 1956) se profesionalizó en la industria de los cómics a mediados de los años setenta, iniciando una larga trayectoria como dibujante de cómics para diversas agencias que producían historietas para mercados extranjeros. Entre 1983 y 1985, Mundet pasó a colaborar en la revista mensual de cómics Rambla, escribiendo y dibujando una obra muy personal que en 2008 fue recopilada en formato de libro por Dolmen Editorial con el título de Gari Folch. En 1986 Mundet inició una carrera como ilustrador que todavía sigue en activo. Entre otros libros, Joan Mundet es el ilustrador de las novelas del Capitán Alastriste, la popular saga ambientada en el Siglo de Oro español escrita por Arturo Pérez-Reverte, aparte de haber colaborado en diversos libros sobre el personaje y su época histórica, así como en su juego de rol. Cuando las novelas del Capitán Alatriste fueron llevadas al cómic Mundet, con los guiones de Carlos Giménez, encargado de adaptarlas al formato de historieta, se convirtió también en el dibujante de la serie, de la que hasta el momento DeBolsillo/Random House Mondadori ha publicado dos títulos: El Capitán Alatriste (2005) y Limpieza de sangre (2008). Mundet, aparte de los dibujos de 11-M, continúa con su trabajo como ilustrador, habiendo producido en el año 2008 un curioso experimento en formato de cómic-película, Paraíso escondido, realizado junto a Dani Ras y con música de Insane, que puede verse en YouTube.

Desde que tengo uso de razón siempre me he sentido atraído por el dibujo, los cómics y sobre todo el cine, culpa de esta afición la tiene “Star Wars: Episodio IV”, me sentí fascinado por la gran cantidad de naves espaciales que aparecían en ella y todo el mundo creado por George Lucas, la escena de la nave corellia perseguida por un crucero imperial que avanzaba hasta llenar la pantalla fue impactante. La música de John Williams era pegadiza y fácil de recordar, ya para entonces recuerdo mis colecciones de cromos y los muñecos de la saga. Otra gran influencia han sido los cómics, en concreto las ediciones de Vertice de Spiderman, La patrulla X, Los Vengadores, Los 4 fantásticos, con los que aprendí a dibujar copiando las viñetas de John Romita Sr. y Jack Kirby. Así que no era de extrañar que terminase estudiando en la escuela de artes de Zaragoza.