Críticas de cine

Crítica de ‘Ayer no termina nunca’: Coixet se pierde y aburre

Cartel de 'Ayer no termina nunca', de Isabel Coixet

Cartel de ‘Ayer no termina nunca’, de Isabel Coixet

Isabel Coixet presentó en el Festival de Málaga ‘Ayer no termina nunca’, su nueva película, protagonizada por Javier Cámara y Candela Peña, el único reparto del filme. Coixet nos traslada a la España de 2017, un país hundido y tocado de muerte por la crisis. Los protagonistas se reencuentran tras cinco años sin tener noticias mutuas; él emigro a Alemania tras la muerte de su único hijo, ella, abandonada, naufragó junto a su país y ahora malvive en un coche perseguida por la pena de aquella pérdida. El reencuentro transcurre en los polígonos, un paisaje yermo y desesperanzador que Coixet trata de convertir en metáfora de la crisis que vivimos y del amargo drama por el que están pasando los protagonistas. La culpa y la pérdida se articulan como ‘leit motivs’ del  nuevo drama de Isabel Coixet… aunque dramón sería lo más apropiado.

Javier Cámara y Candela Peña, en 'Ayer no termina nunca'

Javier Cámara y Candela Peña, en ‘Ayer no termina nunca’

El lenguaje audiovisual que utiliza  la directora catalana puede llevar a la confusión e incluso rozar la pedantería. Coixet trata de adentrarse en la mente de sus protagonistas, ahondando en sus sentimientos más profundos por medio de ensoñaciones en blanco y negro que reflejan sus pensamientos. No obstante, el torrente de emociones elaborado es tan gutural y sincero que hace que este truco resulte vacuo y repetitivo, lastrando a la película hacia el aburrimiento. Los bostezos hacen el resto, contagiándose los unos a los otros sin remedio. Parece ser que Coixet haya perdido la capacidad de contar esas historias dramáticas que lograban tocar las cuerdas de los espectadores sin caer en el maniqueísmo, algo que cambió con ‘Mapa de los sonidos de Tokio’. Como en esta, acaba quedando la sensación de que no es solo ayer lo que no acaba nunca, sino también la película.

Lo mejor: El reencuentro de Candela Peña y Javier Cámara tras ‘Torremolinos 73’, de Pablo Berger.

Lo peor: Que sea una de esas películas que si la ves en casa estarías jugando con el móvil, haciendo la comida o cualquier otra cosa con tal de no prestar atención a la pantalla.

Del 1 al 10, de nota le ponemos un 3.

Comments
To Top