Cine

Crítica “Cazadores de sombras: Ciudad de hueso”: Mejor que Crepúsculo, pero insuficiente. Por Eduardo Quintana

cartel final Cazadores de sombras

cartel final Cazadores de sombras

Tendremos en las carteleras españolas el viernes 30 de agosto la adaptación del primer libro de Cassandra Clare, “Cazadores de sombras: Ciudad de hueso”, teniendo en la dirección a Harald Zwart (“The Karate Kid”) y de protagonistas a Lilly Collins (“Blancanieves. Mirror, mirror”), Robert Sheehan (“Misfits”), Lena Headey (“Juego de tronos”), Jonathan Rhys Meyers (“Desde París con amor”) y Jamie Campbell Bowell (Cayo en la saga “Crepúsculo”).

Para los mundanos (según el libro, las personas corrientes alejadas de la magia, burda imitación de los “muggles” de la saga de “Harry Potter”), la historia tiene de protagonista a Clary Fray (Collins), una adolescente que vive en Nueva Cork con su madre (Headey). Pero, cada vez más frecuente, empieza a ver símbolos extraños e imágenes que nadie más ve y nadie le cree, ni siquiera su mejor amigo Simon (Sheehan).

Esta situación empeora cuando contempla un asesinato que nadie más ve y su madre es raptada, donde deberá unirse a los cazadores de sombras junto a Simon para rescatarla, siendo éstos una antigua orden de guerreros medio-ángeles y medio-humanos que protegen a la Humanidad de demonios, licántropos y vampiros.

La historia no deja de ser una aglomeración descarada de los elementos más destacables de multitud de películas y libros de género de aventuras para adolescentes, así como de otras características apropiadas de multitud de películas famosas. Sin olvidarnos de la utilización y enésimo rebautismo de personajes literarios tan famosos y manidos como los hombres-lobo y los vampiros.

La autora del libro y, por inercia, el director no dudan en fijarse en otras sagas taquilleras para crear este universo que no aporta casi nada original. De esta forma, descubrimos similitudes con “Harry Potter” (lo de mundanos en vez de muggles es el más descarado, pero no el único), “Crepúsculo”, “Soy el número cuatro”, o incluso de “Resident Evil” y “Star Wars”; entre las más evidentes.

Pero ya dejando de lado la originalidad o no de su argumento, cabe destacar que la acumulación de información resulta excesiva y caótica para todo aquel que no haya leído los libros, siendo (paradójicamente) insuficiente en otros tramos. Aún así, consigue establecer un buen ritmo en la narración, manteniendo la tensión durante sus dos horas de duración.

CAZADORES DE SOMBRAS: CIUDAD DE HUESO

CAZADORES DE SOMBRAS: CIUDAD DE HUESO

Destacar (negativamente) las libertades artísticas tomadas a la hora de adaptarla, como la anulación de todo sarcasmo o chispa del personaje encarnado por Robert Sheehan (algo imperdonable, teniendo en cuenta el carisma y gracia natural demostrados por el actor en la serie que le catapultó, “Misfits”), o la falta de “feeling” y la ausencia de vanidad y arrogancia del personaje de Jace (Campbell Bowell) que tanto detesta la protagonista, siendo aquí demasiado soso. Aquí los cambios son para peor, a diferencia de otras sagas que adaptan libros que sí consiguen que sus modificaciones resulten aceptables o coherentes respecto a la trama principal.

En cuanto a los actores, ninguno sale favorecido, donde todos se ven “enjaulados” por unos personajes mal dibujados y peor desarrollados que no consiguen exprimir las mejores facetas de sus intérpretes; donde algunos, como el Valentine de Rhys Meyers rozan el ridículo, con unas justificaciones pobres para sus intenciones y una falta total de miedo o respeto ante lo que representa, es decir, el gran villano de la función.

En definitiva, nos encontramos ante una cinta diseñada para gustarle a todo el mundo, pero que sólo satisfará a sus grandes seguidoras (algunas de las más acérrimas puede que la rechacen por sus modificaciones respecto con el libro original). Sin embargo, los que se atrevan a verla encontrarán una cinta entretenida en la más fiel línea de otras cintas de su género ya mencionadas, es decir, un producto ligero para disfrutar de los últimos estertores del verano.

Tienes que verla si: disfrutas con películas como “Harry Potter” o “Crepúsculo”, siendo mucho peor que la primera, pero mejor que la segunda.

No vayas a verla si: te cansan tanto rebautismo de mitologías y las historias de fantasía con argumento enrevesado pero final previsible.

Nota: ** de 5.

Síguenos en Twitter: @cinemascomics y @EduQuintana16

Comments
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. AceptarLeer más
To Top